jueves, 3 de noviembre de 2011

Fuiste mi vida

Sólo me di cuenta cuando ya no oía tu risa detrás de la puerta mientras metía las llaves en la cerradura de casa al volver de la oficina. Cuando dejé de tararear nanas. Cuando encontré tus zapatitos guardados en un baúl. Cuando el olor a bebé dejó de recibirme cada día. Cuando ya no me despertaba por tus llantos. Cuando mis manos dejaron de ser un juguete para las tuyas. Cuando tus besos desaparecieron de mis mejillas. Cuando ya no me contabas tus aventuras en el patio del colegio. Cuando ya no podía ayudarte con los deberes. Cuando tuve que comprarte tu primer traje de chaqueta. Cuando dejé de curar las heridas de tus rodillas. Cuando tu voz dejó de saludarme en el desayuno. Cuando dejé de ser la única mujer de tu vida...
Creciste. Creciste y te fuiste. Y ya sólo me queda irme a la cama recitando el cuento de 'Pulgarcito' que tanto te gustaba.

2 comentarios:

  1. Que precioso sentimiento reflejaste Bella. Me gustó mucho y sobretodo me conmovió. Un beso.

    ResponderEliminar